Monta├▒a, una pasi├│n

La monta├▒a ha atra├şdo de forma irremediable a los seres humanos desde tiempos inmemoriales. Inicialmente porque se cre├şa que all├ş, en las alturas viv├şan los dioses, y en los ├║ltimos tiempos, para sentirse dioses al llegar a sus cimas. En la actualidad su conquista ha perdido af├ín explorador y ha ganado perfil comercial, pero como solemos decir los amantes de este deporte, todo depende del modo en el que intentas la monta├▒a.

Marcos Stenman descansa antes de acometer la cumbre
El Mont Blanc

La monta├▒a, la respuesta a las aspiraciones humanas

El monta├▒ismo moderno dio el pistoletazo de salida con la conquista del Mont Blanc a finales del siglo XVIII, con la ascensi├│n de dicho pico en el a├▒o 1786. A partir de esta fecha, las conquistas de monta├▒as se fueron sucediendo con el paso de las d├ęcadas, como la del Elbr├║s, en 1829, el Damavand, en 1837. Otros picos m├şticos como el Cervino (1865), el Cotopaxi (1872) Chimborazo (1880) y el Kilimanjaro (1889) tuvieron que esperar m├ís; el Aconcagua, no fue ascendido hasta 1897 y el McKinley incluso hasta el 1913.

escalada por pendiente helada
Mont Maudit

La era del ochomilismo

Pero sin duda, quedaban los retos de los grandes ochomiles, que no se intentaron en serio hasta la primera mitad del siglo XX. Mallory estuvo muy cerca de coronar el Everest en 1924, pero la cumbre m├ís alta del planeta no se conquist├│ hasta 1953 con Norgay y Hillary. De hecho, la primera cima fue la del Annapurna en 1950, coronada por Lachenal y Herzog. Y a partir de ah├ş, el resto, fueron cayendo uno tras otro hasta el ├║ltimo ochomil en ser conquistado, que fue el Shisha Pangma en 1964.

Monta├▒as por conquistar

Posteriormente quedaron m├ís retos, como el Monte Vinson, en el continente helado de la Ant├írtida, virgen hasta 1966, y los ochomiles en invierno, del que solo queda por ascender el K-2 (bajo estas l├şneas)

k-2, segunda montaña más alta de la Tierra
El m├ştico K-2, todav├şa pendiente de una expedici├│n invernal exitosa

En adelante, quedar├ín m├ís retos, como las traves├şa entre Everest-Lhotse sin ox├şgeno, sin ir m├ís lejos. De momento, la ├║nica vez que se ha conseguido algo similar fue en 1984, cuando Kammerlander y Messner enlazaron los Gasherbrum.

┬┐Y las monta├▒as de otros planetas?

Y por supuesto, ya para los siglos venideros, quedar├ín pendientes centenares de monta├▒as que pueblan todo nuestro sistema solar. Muchos ser├ín los que quieran coronar la monta├▒a m├ís alta de cada planeta. Imaginaos, el Mons Hadley, que ya visitaron en 1971 los astronautas Irwin y Scott, las paredes heladas de Miranda, los volcanes de ├Źo o las grandes cimas de Tharsis. Aqu├ş os dejamos una gu├şa para los futuros monta├▒eros espaciales (en ingl├ęs)

Explorando la Luna
Dave Scott y Jim Irwin (Apolo XV), primeros monta├▒eros interplanetarios

Comprar por categor├şa

Novedades

Rebajados

Los más vendidos