Publicado el Deja un comentario

K2 invernal

Pasan los años y el reto del K2 invernal sigue pendiente. Se suceden los intentos infructuosos con el paso de los inviernos y se ha llegado a leer que que va a ser un desafío para décadas. En total, ha habido 7 expediciones invernales serias al gigante del Karakorum (5 desde 2012) y ninguna ha superado los 7650 metros. Queda un mundo y eso hace que muchos analistas se pregunten siquiera si es posible.

k2 invernal, repleto de nieve
El K2 invernal presenta un aspecto estremecedor

Txikon dice que el k2 invernal está al caer

Lo que está claro es que a pesar de que Txikon diga que será pronto, son muchos los que aventura que queda más de una década de intentos infructuosos y que no será hasta mediados de los años 30 cuando se consiga este reto colosal.Un equipo grande puede ser la respuesta a este gran problema sin resolver. Muchos alpinistas equipando la ruta y apoyo logístico pueden acortar esos plazos, pero una auténtica expedición pequeña en estilo alpino… puede que no lo consiga jamás.

Los polacos abrieron la veda

La historia del himalayismo invernal comenzó en los años 80 con los polacos, que consiguieron el Everest, el Manaslu, el Dhaulagiri, el Cho Oyu, el Kanchenjunga, el Annapurna y el Lhotse entre 1980 y 1988. Después, el ochomilismo en invierno cayó en el olvido hasta que, ya en el siglo XXI, lo revivió Simone Moro con la primera en el Shisha Pangma y la primera en el Makalu. Los 9 de la cordillera del Himalaya ya habían sido hollados, pero quedaban los 5 ochomiles del Karakorum.

Quién sino iba a estar en la primera, aparte de Simone, cuando en el 2011 ascendió el Gasherbrum II con Urubko. En los dos inviernos sucesivos, Bielicki coronó el Gasherburm I y el Broad Peak, devolviendo el orgullo polaco al ochomilismo invernal. La última cima fue el Nanga Parbat, de nuevo con Simone Moro y con el primer español en la primera invernal, Alex Txikon.

Moro se lanza a por el K-2 invernal

Simone ha hablado recientemente y ha dicho que le gustaría llevarse al bolsillo el repoker de primeras invernales culminando el k2 invernal. Quién sabe si él lo conseguirá, desde luego, es el mas experimentado de todos. Aunque en los últimos años él no se ha acercado por allí porque su mujer dijo que se moría allí. Esperemos que el sueño no fuese profético y que el italiano haga realidad el sueño de todos los alpinistas.

Publicado el Deja un comentario

2x14x8000 ¿Un proyecto que sigue vivo?

Muchos no sabréis lo que es 2x14x8000, porque ha caído en el olvido en los últimos años, pero es un desafío precioso que un día se marcó Juanito Oiarzabal. Pero comencemos por el principio. Subir un ochomil no es algo que esté al alcance de todos los montañeros. De hecho, son muy pocos lo que pueden optar a una cima de estas características por diversos factores: por su complejidad técnica, su compromiso físico y mental, y por la falta de financiación necesaria para pagar toda la logística que conllevan este tipo de expediciones.

Juanito en la cima del Manaslu, ultima cima del 2x14x8000
Juanito en la cima del Manaslu, en otoño de 2011 (Foto de EITB)

Así pues, no digamos lo que supone poder pisar todos los ochomiles de este planeta.

Pues hay un hombre que, no contento con haber sido el primer español (sexto ser humano del mundo) en coronar las 14 cumbres más altas, lleva entre manos otro reto desde hace una década.

Juanito Oiarzabal es un montañero español que completó la ascensión a todos los ochomiles entre 1985 y 1999. Trece de ellos los había ascendido sin oxígeno, y eso fue lo que le llevó a pisar de nuevo la cima del Everest en el año 2001, esta vez sin ayuda artificial, para convertirse en el cuarto ser humano del mundo que coronaba sin oxígeno los 14 ochomiles. En 2002 regresó al Cho Oyu, en 2003 al Gasherbrum II y al Hidden Peak, y un año más tarde coronó el K-2 por segunda vez. En 2004 comenzó un hiato por las graves congelaciones que sufrió en el K-2 hasta que intentó el Shisha en 2007, sin éxito. Por fin, en el año 2008, repitió la coronación del Makalu. Juanito había vuelto.

2x14x8000

Ese mismo año, al llevar ya seis ascensiones repetidas, se marca un reto único, repetir los 14 ochomiles. Lo llamó 2x14x8000, y tuvo tres años fantásticos. En 2009 coronó de nuevo uno de los más complicados, el Kanchenjunga. En 2010 culminó el más peligroso, el Annapurna; y en 2011, hizo doblete con el Lhotse, con Soria, en primavera, y el Manaslu, con Mondinelli, en otoño. Esas fueron las últimas cimas de Juanito.

3 intentos fallidos

A partir de aquí comenzó la travesía por el desierto. En 2012, en una expedición con Pauner, se quedó muy cerca de repetir el Shisha Pangma aunque sufrió un edema pulmonar que le impidió conseguir el éxito. Junto a esa montaña pendiente, las otras tres que le quedan en el tintero son el Broad Peak, el Dhaulagiri y el Nanga Parbat.

Y no será por no haberlo intentado. Tras recuperarse del edema, en 2015 regresó al Himalaya con Zerain y Cadiach, a por el Broad Peak, pero no hubo forma. En 2016 intentó el Dhaulagiri, pero con una neumonía y dos trombos pulmonares, tuvo que renunciar una vez más. Después, surgieron rumores de que regresaría a finales de 2017 al Shisha Pangma pero no se materializaron. Así que comenzó un nuevo hiato, el tercero en la carrera de Juanito, que por desgracia continúa ininterrumpido hasta la fecha. La web del proyecto: www.2x14x8000.com, ya no tiene contenido… Son tiempos oscuros para el desafío.

Pero nos despedimos con varios motivos para la esperanza y es que Juanito dijo hace menos de un año, que no se rendía, y que lo quiere completar, aunque sea con oxígeno artificial. Su edad, 64 años, tampoco parece un gran impedimento si observamos a Carlos Soria, que partirá hacia el Dhaulagiri dentro de unas semanas, con 81 años a las espaldas.

Mucho ánimo Juanito. Tú puedes con todo y estás cerca de conseguir algo irrepetible.