Chaqueta de montaña

La chaqueta de montaña es una parte muy importante del equipamiento, porque mantiene calientes los órganos vitales. El modelo más adecuado para nosotros lo marcará nuestros objetivos. Por ejemplo, no es lo mismo una chaqueta para subir a un 3000 a finales de verano, que un abrigo para ir a grandes nevados de los Andes. Esto es muy evidente, pero a veces esa división no es tan clara.

Comprar chaqueta de montaña

Cuando vamos a comprar una chaqueta de alpinismo no debemos de fijarnos en la marca sino en sus prestaciones. Una buena chaqueta de montaña tendrá una capa impermeable, con relleno de plumas, cremalleras protegidas contra el agua y capucha. También nos tenemos que fijar en los bolsillos que lleva, muy útiles para llevar el móvil, la documentación o la cámara, o el iPod con Spotify, si somos de esos que escuchan música en el medio natural. Vamos a dividirlos en 3 grupos.

Alpinista con chaqueta de montaña y capucha de pelo, delante de un paisaje nevado
Las capuchas de las chaqueta de montaña ayudan a mantener el calor corporal

Chubasquero y/o cortavientos

Esta chaqueta para alpinismo es la más fina de todas y su función está descrita en su nombre, la de parar la lluvia si nos pilla una tormenta de verano, y la de frenar las ráfagas de viento cuando estamos en cotas cercanas a la cumbre. No es un abrigo en sí, pero puede sernos útil en climas no muy fríos.

Plumas fino

Esta chaqueta de montaña nos viene muy bien para los ascensos rápidos. Nos da calor mientras estamos en movimiento, pero no nos protegerá cuando nos quedamos parados. Es ideal para las excursiones invernales de un día, pero compleméntala con una manta térmica. Un servidor ascendió con una de estas hasta 4600 metros en el Mont Blanc, aunque allí decidí ponerme el plumas grueso por el fuerte viento.

Hombre caminando por una cresta de nieve, delante de una morrena
Ante una eventual caída, la chaqueta retrasaría una potencial hipotermia

Plumas grueso

Como decía en las líneas superiores, te puede dar el calor que necesitas cuando estas sufriendo por el frío. Es perfecta para expediciones y para salidas a grandes altitudes. Lo necesitarás para los Andes, Himalaya o cualquier otra cordillera del mundo con grandes nevados.

La chaqueta de montaña, un salvavidas

Es bueno siempre llevar una chaqueta extra en la montaña, ya que, en caso de una torcedura de tobillo o una caída, perderemos mucho calor cuando estemos sentados en la nieve. Llevar esa prenda de más, nos permitirá mantenernos calientes muchas más horas, y lo que no nos cansamos de repetir. Lleva una manta térmica siempre en la mochila.

Alpinista mirando hacia un bosque nevado
Lo ideal en la nieve es que la chaqueta tenga capa impermeable

Además de chaquetas de montaña, en nuestra tienda tenemos: